Acasă » Articole » lingua » Traduceri

La muerte de la cierva (Moartea căprioarei de Nicolae Labiş în spaniolă)
de Cezar C. Viziniuck

La sed ahogó la brisa del viento.
El sol derretido se vertió sobre el suelo.
Se quedó el cielo hirviendo, vacío.
En los pozos sólo el cieno.
En los bosques fuegos y fuegos
danza salvaje, rito del diablo.
Entre las breñas sigo a mi padre
los abetos secos y crueles hieren mi cara.
Salimos ambos, partida de caza,
partida de hambre en los Cárpatos.
Me abate la sed. El manantial entre las piedras
pierde su hilo de agua. Me golpean las sienes. Camino sobre
un planeta distinto, inmenso y pesado.

Vigilamos desde un lugar donde
las notas del agua, apacibles, aún suenan.
Cuando el sol se ponga, cuando la luna brille,
vendrán uno a uno los ciervos a saciar su sed.
Le digo a mi padre que tengo sed
y me hace el signo de callar.

¡Agua embriagadora, te meces tan transparente!
Siento que la sed me liga al ser viviente que debe morir,
en la hora señalada por la ley de la vida.
Resuena en el valle el follaje marchito.

¡ Un horrible atardecer cae sobre el universo!
El horizonte se desangra y mi pecho está rojo,
como si las manos llenas de sangre las hubiese
limpiado en mi pecho.

Los helechos arden con llamas violetas
como en un altar,
sorprendidas se hacen señas entre sí las estrellas.
¡ Ay, como quisiera que no vengas, que ya no vengas!,

¡ hermosa ofrenda de mi bosque!.
Ella aparece en un brinco y se detiene
mira alrededor temerosa.
Sus labios delgados hacen temblar el agua
cobrizos anillos sobre ella resbalan.

Brillaba en sus ojos húmedos un misterio,
sabía que iba a morir y que sufriría.
Me parecía revivir una leyenda
donde la cierva en muchacha se convertiría.
Desde lo alto la luz pálida de la luna
dibujaba sobre su piel tibia cálidas flores de cerezo.
¡ Ay, cómo deseaba que el fusil del padre errara el blanco
por vez primera !

Pero tronó en el valle. Cayó de rodillas,
alzó la cabeza, llevó la vista a las estrellas,
y se derrumbó después sobre el agua donde
se vieron fugaces enjambres de perlas negras.
Un pájaro azul se estremeció en el ramaje,
y la vida de la cierva se perdió sobre el horizonte.
Se fue volando grácil, después de un grito,
como cuando en otoño dejan los pájaros
sus nidos grises, vacíos.

Me acerqué temblando y cerré sus ojos, sin brillo,
que las astas tristemente guarnecían,
mudo y pálido me estremezco cuando mi padre
grita con alegría: -¡ tenemos carne !-
Le digo a mi padre que tengo sed
y me hace un signo para que beba.
¡ Agua embriagadora, qué oscura te meces!
la sed me liga al ser viviente que ha muerto
en la hora señalada por la ley de la vida...

Pero la ley es extraña y vacía
cuando a la vida nos aferramos apenas,
y la compasión y la vida son vanas
cuando mi hermana tiene hambre,
y está enferma y agoniza.

Humean los cañones del fusil del padre .
¡ Se agita el follaje en el valle sin viento!
Mi padre enciende asustado una hoguera.
¡ Como ha cambiado el bosque!
Recojo entre la hierba sin darme cuenta
una campana de argentino trinar...
Las manos del padre arrancan del fuego
el corazón de la cierva y sus entrañas.

¿ Qué es el corazón? Tengo hambre.
Quiero vivir y quisiera...
! Perdóname Virgen, perdóname cierva mía!
Tengo sueño. ¡ Qué alto está el fuego!
y el bosque ¡ qué profundo!.
Lloro. ¿En qué piensa mi padre? Como y lloro. ¡ Como!

(traducere proprie)

Moartea căprioarei



Seceta a ucis orice boare de vant.
Soarele s-a topit si a curs pe pãmânt.
A rãmas cerul fierbinte si gol.
Ciuturile scot din fantana namol.
Peste paduri tot mai des focuri, focuri,
Danseaza salbatice, satanice jocuri.
Mã iau dupa tata la deal printre tarsuri,
Si brazii mã zgarie, rai si uscati.
Pornim amandoi vanatoarea de capre,
Vanatoarea foametei în muntii Carpati.
Setea mã naruie. Fierbe pe piatra
Firul de apa prelins din cismea.
Tampla apasa pe umar. Pasesc ca pe-o alta
Planeta, imensa si grea.

Asteptam intr-un loc unde inca mai suna,
Din strunele undelor line, izvoarele.
Când va scapata soarele, când va licari luna,
Aici vor veni sã s-adape
Una cate una caprioarele.

Spun tatii ca mi-i sete si-mi face semn sã tac.
Ametitoare apa, ce limpede te clatini!
Mã simt legat prin sete de vietatea care va muri
La ceas oprit de lege si de datini.

Cu fosnet vestejit rasufla valea.
Ce-ngrozitoare inserare pluteste-n univers!
Pe zare curge sange si pieptul mi-i rosu, de parca
Mainile pline de sange pe piept mi le-am sters.

Ca pe-un altar ard ferigi cu flacari vinetii,
Si stelele uimite clipira printre ele.
Vai, cum as vrea sã nu mai vii, sã nu mai vii,
Frumoasa jertfa a padurii mele!

Ea s-arata saltand si se opri
Privind în jur c-un fel de teama,
Si narile-i subtiri infiorara apa
Cu cercuri lunecoase de arama.

Sticlea în ochii-i umezi ceva nelamurit,
Stiam ca va muri si c-o s-o doara.
Mi se parea ca retraiesc un mit
Cu fata prefacuta-n caprioara.
De sus, lumina palida, lunara,
Cernea pe blana-i calda flori calde de cires.
Vai cum doream ca pentru-intaia oara
Bataia pustii tatii sã dea gres!

Dar vaile vuira. Cazuta în genunchi,
Ea ridicase capul, il clatina spre stele,
Il pravali apoi, starnind pe apa
Fugare roiuri negre de margele.
O pasare albastra zvacnise dintre ramuri,
Si viata caprioarei spre zarile tarzii
Zburase lin, cu tipat, ca pasarile toamna
Când lasa cuiburi sure si pustii.

Impleticit m-am dus si i-am inchis
Ochii umbrosi, trist strajuiti de coarne,
Si-am tresarit tacut si alb când tata
Mi-a suierat cu bucurie: - Avem carne!

Spun tatii ca mi-i sete si-mi face semn sã beau.
Ametitoare apa, ce-ntunecat te clatini!
Mã simt legat prin sete de vietatea care a murit
La ceas oprit de lege si de datini...
Dar legea ni-i desarta si straina
Când viata-n noi cu greu se mai anina,
Iar datina si mila sunt desarte,
Când soru-mea-i flamanda, bolnava si pe moarte.

Pe-o nara pusca tatii scoate fum.
Vai, fãrã vant alearga frunzarele duium!
Inalta tata foc infricosat.
Vai, cat de mult padurea s-a schimbat!
Din ierburi prind în maini fãrã sã stiu
Un clopotel cu clinchet argintiu...
De pe frigare tata scoate-n unghii
Inima caprioarei si rarunchii.

Ce-i inima? Mi-i foame! Vreau sã traiesc si-as vrea ....
Tu, iarta-mã, fecioara - tu, caprioara mea!
Mi-i somn. Ce nalt îi focul! Si codrul, ce adânc!
Plang. Ce gandeste tata? Mananc si plang. Mananc!








Categorie: Traduceri | Adăugat de: Cezar (23 Noi 2012) | Autor: Cezar C. Viziniuck
Vizualizări: 799 | Rating: 0.0/0
Total comentarii : 0
Intrări de același autor:
avatar